+52 (998) 3856384
Marco zuppone zHwWnUDMizo unsplash

El arte de leer un recibo de luz

Si entiendes mejor a la escritura china que leyendo un recibo de luz, hoy quiero compartir contigo una de las varias anécdotas con las cuales me topo en mi día a día laboral para que sonrías sabiendo que también nosotros los profesionales podemos batallar. Aunque ya he analizado una innumerable cantidad de recibos, de vez en cuando aún me llega algún que otro recibo desafiante.

Antes de que siga con la historia, quisiera recordarles que diseñamos el tamaño de los sistemas solares de acuerdo con el consumo de luz de la casa y no queremos ni sub ni sobredimensionarlos. Una casa normal cuenta con un consumo que puede fluctuar un poquito de mes a mes debido a varias razones. Por ejemplo, en verano encendemos los aires acondicionados o en diciembre las luces de Navidad. Este historial de consumo se ve reflejado en la parte trasera del recibo de luz y entender estos historiales es mi pan de día a día.

Un cliente, llamémoslo Sebastián, me envió su recibo de luz y al analizar muy rápidamente me di cuenta de que el consumo de luz subió drásticamente de un mes a otro. ¡Cien veces más que el del mes anterior! De un consumo mínimo (unos meses incluso, Sebastián no prendía ni siquiera un solo foco) a un consumo bastante considerable. La explicación más sencilla fue que se habían realizado obras de construcción con maquinaria eléctrica. Pero no cuadraba con el hecho de que fueron dos meses seguidos con un consumo tan alto.

Así decidí contactarle a Sebastián para obtener una mayor idea: El culpable fue corona. Sí, ese maldito virus incluso afecta al dimensionamiento de un sistema fotovoltaico. Gracias al coronavirus o más bien al teletrabajo, Sebastián pudo pasar todo el tiempo en su casa de playa: y obviamente no se ha ido sólo: se llevó a toda su familia, y la familia de su hermana Juana también, su hermano Claudio también estaba presente y obviamente la abuelita no podía faltar.

Lamentablemente no poseo ninguna bola de cristal para saber cuántos miembros de la familia habitarán la casa en el futuro. Al final tuvimos que proponerles tres tamaños diferentes: Uno asumiendo que vivirán para siempre en la playa, uno asumiendo el consumo antes de corona, y otro intermedio.

¿Por cuál optarías tú?

¡Consulta directa!

Tenemos la solución adecuada para ti. Contáctanos y te guiaremos sin compromiso a través de todas nuestras opciones.

Drop your file here or click here to upload

Al enviar tus datos aceptas nuestro aviso de privacidad.